La importancia de la detección temprana y el tratamiento oportuno de úlceras en el pie

Sharing is caring!

Lo mejor para evitar cualquier problema en un pie diabético es la prevención.

La autoexaminación diaria y las visitas regulares con el médico junto con el tener controlados los niveles de azúcar te mantendrán alejado de problemas mayores.

Después de esto, el siguiente punto es que al observar cualquier cambio en la piel o ante una herida que no está cicatrizando debidamente, hay que visitar inmediatamente al médico.

REFERENCIAS: YouTube || HCMedical || Wikipedia

  1. a) Evaluación del pie como parte de la atención diabética de rutina

Una atención efectiva significa una asociación entre el pacientes y su medico en donde toda toma de decisiones debe ser compartida.

Y si al binomio anterior se úne el apoyo de las personas que rodean a la persona con diabetes convirtiéndose en una red de apoyo, las cosas se facilitarán más.

Como parte de la revisión anual, el personal capacitado debe examinar los pies de los pacientes para detectar factores de riesgo de ulceración.

Todas las personas con diabetes deben someterse a exámenes de detección con regularidad para evaluar su riesgo de desarrollar una úlcera en el pie.

El examen de los pies debe incluir:

  • Prueba de sensación en el pie, utilizando un monofilamento o vibración de 10 g
  • Palpación de los pulsos del pie y heridas
  • Inspección de cualquier deformidad del pie y calzado

Clasificación del riesgo del pie según (si el paciente ha tenido alguna úlcera o deformidad en el pie o cambios en la piel anteriores, puede ser de alto riesgo): riesgo actual bajo, riesgo moderado, riesgo alto y problema del pie diabético activo.

Estratificación del riesgo:

  • Bajo: no hay factores de riesgo presentes, por ejemplo, sin pérdida de sensación, sin signos de enfermedad arterial periférica y sin otros factores de riesgo.
  • Moderado: hay un factor de riesgo presente, por ejemplo, pérdida de sensibilidad o signos de enfermedad arterial periférica sin callo o deformidad.
  • Alto: ulceración o amputación previa o más de un factor de riesgo presente, por ejemplo, pérdida de sensibilidad o signos de enfermedad arterial periférica con callo o deformidad.
  • Activo: presencia de ulceración activa, infección diseminada, isquemia crítica, gangrena o pie inflamado, rojo, inflamado y sin explicación, con o sin dolor.

Para las personas que tienen un bajo riesgo de desarrollar un problema de pie diabético, deben seguir realizando sus evaluaciones anuales , hacemos nuevamente hincapié en la importancia del cuidado de los pies ya que el problema podría progresar a un riesgo moderado o alto.

Para las personas con riesgo moderado o alto de desarrollar un problema del pie diabético, el servicio de protección del pie debe ofrecerte:

  • Una evaluación minuciosa de cada pie
  • Ofrecer consejos y proporcionar el cuidado de los pies tanto para la piel como para las uñas
  • Evaluar el estado biomecánico de los pies, incluida la necesidad de proporcionar calzado y órtesis especializados

Ante un tratamiento del pie dietético a tiempo será posible evitar úlceras, úlceras varicosas y en su caso, atenderla rápidamente si no se estuviese curando adecuadamente.

El descanso adecuado del pie / pierna es fundamental para ayudar a una pronta recuperación.

Si quieres saber más entra a HCMedical

Nuevamente te reiteramos la importancia de informar sobre cualquier cambio en la úlcera o piel circundante, secreción, olores en los pies, hinchazón o malestar general o mal control de la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *