Asistente virtual… un trabajo que conecta a las personas sin estar en el mismo lugar

Sharing is caring!

Hoy en día, no solo puedes pensar en la renta de oficinas virtuales para poder tener y/o ampliar tu negocio, también puedes pensar y contratar a un asistente virtual.

Un asistente virtual es un contratista independiente que proporciona servicios administrativos a los clientes mientras opera fuera de la oficina del cliente.

Un asistente virtual normalmente opera desde una oficina en casa, pero puede acceder a los documentos de planificación necesarios, como calendarios compartidos, de forma remota.

Las personas empleadas como asistentes virtuales suelen tener varios años de experiencia en administración de oficinas o secretarías.

Los asistentes virtuales se han vuelto más prominentes a medida que las empresas aumentan su uso de Internet para las operaciones diarias.

Debido a que un asistente virtual es un contratista, una empresa no tiene que proporcionar los mismos beneficios que un empleado de tiempo completo.

Además, dado que el asistente virtual trabaja fuera del sitio, no es necesario tener un escritorio u otro lugar de trabajo en la oficina de la empresa.

Asistente virtual: Cómo contratar uno

Con el creciente número de contratistas independientes que trabajan desde su casa, el mercado laboral ha visto una proliferación de compañías basadas en la web que sirven como intermediarios entre posibles empleadores y contratistas.

Algunos sitios de freelancer tienen enormes grupos de trabajo compuestos por personas de todo el mundo con una amplia gama de experiencia y conocimientos.

En estos sitios, los clientes pueden publicar detalles sobre el tipo de tareas que necesitan el asistente virtual para realizar y la tasa máxima que están dispuestos a pagar.

Los trabajadores independientes pueden entonces ofertar en el trabajo y entregar al cliente muestras de su trabajo para su revisión.

En algunos casos, el cliente puede configurar una videoconferencia para entrevistar a los solicitantes y evaluar más a fondo sus calificaciones.

Para el cliente, una ventaja de contratar a un asistente virtual es la flexibilidad para contratar solo los servicios que necesitan.

Dependiendo de los términos del acuerdo, algunos asistentes virtuales pueden ser pagados por la tarea en lugar de por hora.

En contraste, los empleados en un entorno de oficina tradicional generalmente deben recibir un pago por un número fijo de horas por día.

Deberes del Asistente Virtual

Los deberes específicos de un asistente virtual varían según las necesidades del cliente y los términos del contrato.

Algunos asistentes virtuales se encargan de las tareas administrativas y de contabilidad, mientras que otros pueden publicar actualizaciones periódicas en las redes sociales o escribir artículos para un blog.

FUENTES: YouTube, Network Oficinas y Entrepeneur 

Un asistente virtual completo también puede gestionar los arreglos de viaje, la programación de citas, la entrada de datos y el almacenamiento de archivos en línea.

Antes de contratar un asistente virtual, el cliente puede garantizar una relación de trabajo más fluida mediante la creación de instrucciones detalladas sobre las tareas que deben realizar.

Un manual escrito reduce el riesgo de malentendidos que pueden ocurrir en una relación de trabajo remota.

Y lo genial de todo esto es que no necesitas estar el mismo lugar, lo que abre el espectro de opciones tanto para el trabajador como para el empleador.

Aquí en Network Oficinas  las mejores opciones de oficinas virtuales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *